El Bloody Mary o María Sangrienta es un cóctel histórico preparado con vodka como base. Su aparición se dio en el Harry´s Bar de Paris, donde el bartender Fernand Petiot lo inventó. Allí fue que dos chicagüenses le dijeron que la bebida les hacía rememorar a una camarera de un bar de su ciudad de origen. Este se llamaba Bucket of Blood, y junto al nombre de la chica (Mary), se bautizó a la bebida.

Originalmente, el mote de María Sangrienta surge por parte los protestantes que fueron perseguidos por la reina María I (María Tudor). Ella volvió atrás las reformas eclesiásticas de Enrique VIII, su padre, y le retorno el poder a la autoridad del Papa en Inglaterra.

No obstante, este no es solo un cóctel, sino que también es una reconocida leyenda urbana de terror.

 Este creepypasta cuenta con varios pasos: Se debe ir al baño por la madrugada, encender una vela y girar con ella en la mano 3 veces frente a un espejo, diciendo en cada vuelta “Bloody Mary”.

Tras esto, ella se te aparecerá en el cristal. Luego esta presencia identificada como una niña de 7 años, te hablará y te asesinará. Otras leyendas dicen que te sacará los ojos.

Sabiendo la historia del trago, te contamos como se realiza su preparación. En primer paso se debe escarchar el vaso con sal gruesa, mojada en jugo de lima o limón.  Luego se le añaden los siguientes ingredientes:

  • 45 cc de Vodka (1 onza y media)
  • 120 cc de jugo de tomate (4 onzas)
  • Jugo de limón (1/8 onza)
  • 3 gotas de salsa tabasco
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta

Con un dejo refrescante, este trago es ideal para tomar en cualquier momento.  Por último, se lo suele decorar con una rodaja de lima o limón o un tallo de apio cortado. Es importante prepararlo en vaso mezclador y no en coctelera, removiéndolo suavemente en el vaso tipo Collins.