El drama al que se ven sometidos miles de ancianos en condición vulnerable, que están obligados a presentarse personalmente a verificar información que ya está en sus legajos, para poder seguir cobrando la pensión.



Source link