“En el país hubo cepo cambiario durante mucho tiempo, y el que se quemó con leche, ve la vaca y llora”, graficó el ministro de Energía para justificar que su fortuna “sigue ahí” afuera. El razonamiento de la clase dominante explica una fuga que no se detiene.



Source link