Ahora el sistema está operado por la ciudad y una empresa que provee el software. Pero el macrismo busca poner todo en manos privadas. Y permitir el sponsoreo y la publicidad. Desde la oposición advierten que el proyecto es “un desfalco” y que hay riesgo de que se cobre el servicio.


Source by [author_name]