La Legislatura sancionó una norma que considera “residuo peligroso” a las pilas usadas. No podrán ser quemadas ni enterradas. Un futuro plan de gestión definirá cómo encarar su tratamiento y disposición final. Y lo que deban hacer vecinos y comerciantes.


Source by [author_name]