La velocidad del avance de las llamas impidió que muchos pobladores abandonaran sus casas, mientras el humo pudo verse y olerse en la ciudad de San Francisco, a 100 kilómetros. Gran parte de la zona de viñedos y bodegas quedó destruida.


Source by [author_name]