Los industriales se habían quejado por las consecuencias que les trae la política económica y el ministro de Producción los tildó de “llorones” y les pidió que invirtieran. “No nos gustan las bravuconadas”, respondieron desde la UIA. Hoy se verán las caras.



Source link