Para los bancos, un gran negocio. Para los tomadores, la ilusión de la vivienda propia. Para los expertos, un sistema que explota por la inflación, devaluaciones y retraso salarial.



Source link