La justicia correntina imputó por homicidio culposo al capataz de la quinta citrícola donde en septiembre murió una niña tras haber consumido una mandarina fumigada con un agroquímico de uso permitido pero utilizado en forma “imprudente”, según informó el fiscal de la causa, Osvaldo Ojeda.


Source by [author_name]