De Vedia fue prepoteado por tres prefectos, uno de los cuales amagó con golpearlo la noche del miércoles. La aparición de vecinos hizo retroceder a los uniformados. El cura había denunciado un reciente caso de gatillo fácil.


Source by [author_name]