La disparada del dólar y el incremento de las tasas al 40 por ciento no alteraron las ofertas para la privatización de rutas y autopistas. Las empresas constructoras mantuvieron sus planes en función de la alta retribución esperada.



Source link