El dueño fue acusado de “ejercicio ilegal de la profesión de farmacéutico” y quedó imputado tras las denuncias del Ministerio de Salud y el Colegio de Farmacéuticos. El abogado del propietario denunció que “la policía armó un show”.


Source by [author_name]