El joven había sido baleado en julio de 2012 durante una persecución en Villa 15. La querella había pedido perpetua para los tres policías acusados. La defensa sostuvo que el joven había disparado, pero se demostró que era falso.


Source by [author_name]