Fructuoso Álvarez González, el español que incendió una casa en 1994 y provocó la muerte de cinco personas, no será expulsado del país como reclamaba su defensa. Matías Bagnato, el único sobreviviente, dijo que tras el fallo le volvió “el alma al cuerpo”.


Source by [author_name]