La medida, que todavía no fue oficializada, generó un cimbronazo en el mundo y ya cosechó el rechazo de la Unión Europea y China. La suba de aranceles se enmarca en la política del “America First” y va en contra de la Organización Mundial del Comercio.



Source link