El tarifazo eléctrico para la industria textil fue de casi 120 por ciento en febrero respecto de 2017. Las importaciones de ropa por parte de los supermercados crecieron 60 por ciento. La consecuencia: caen el empleo y la producción.



Source link