El cambio de política en el sector beneficia la inversión extranjera en Vaca Muerta, pero afecta al resto del país y a la actividad convencional. Ya se verifica el impacto: hasta agosto la producción nacional cayó 7,7 por ciento.



Source link