“La actual situación fiscal que tiene la Argentina nos obliga a ser prudentes”, aseguró Aranguren, pese a que el crédito chino para la construcción de las centrales tenía ocho años de gracia. Esa misma situación fiscal no impide endeudarse con el FMI.



Source link