El nuevo ministro de Producción deberá lidiar con la licuación de ingresos de los trabajadores por la devaluación y la inflación, los incrementos de insumos fabriles, las tasas de interés y el ajuste fiscal, con una industria ya en baja.



Source link