Con el Banco Central en manos de Luis Caputo y Gustavo Cañonero, toda la suerte del plan económico está jugada a un arreglo con los fondos especulativos. La dolarización es la carta fuerte del Gobierno para no perder esta última alianza.



Source link