Los testimonios dieron cuenta de un sanatorio porteño en el que –salvo un obstetra– todos los médicos son “objetores de conciencia” y críticas a tratados internacionales de derechos humanos.


Source by [author_name]