Una radiografía del sector de la indumentaria, en base a datos de la Fundación Protejer, indica que la importación formal e informal ya representaría el 50 por ciento del consumo interno. Fuerte pérdida de empleos.



Source link