El ex presidente del Banco Central estimó que “la Argentina enfrenta una transitoria falta de oferta de dólares del sector privado”  Adrián Escandar

El ex presidente del Banco Central estimó que “la Argentina enfrenta una transitoria falta de oferta de dólares del sector privado”  Adrián Escandar

La pérdida de más de USD 8.000 millones de los exportadores de granos gruesos y oleaginosas, por la peor sequía en 50 años, es uno de los responsables de la clara falta de divisas en un mes que tradicionalmente se caracteriza por el pico de la liquidación de divisas de ese sector relevante del comercio exterior argentino.

Ese fenómeno, junto con desequilibrios de arrastre, tanto en el frente fiscal, con un déficit primario que baja, pero que no se traslada al desequilibrio financiero, al crecer la cuenta de intereses de la deuda pública; como en el externo, llevaron desde fines de abril a una singular escalada del tipo de cambio por dólar.

El Gobierno intentó calmar a los mercados con la firma de un rápido acuerdo con el Fondo Monetario que asegurara las necesidades financieras para cubrir los vencimientos con acreedores externos hasta 2020. Pero el escenario empeoró con la aparición primero de la crisis de Turquía, y luego de la incertidumbre que despierta el resultado de las próximas elecciones presidenciales en Brasil.

Pero al no resultar suficiente, el Gobierno jugó la “bala de plata” de exponer al presidente Mauricio Macri con un muy escueto mensaje en el que anunciaba el acuerdo de flexibilidad del FMI para garantizar los desembolsos anticipados para cubrir las necesidades financieras de la Argentina hasta fines de 2019, y adelantar los giros previstos para el año siguiente.

Sin embargo, el mensaje no sólo no tranquilizó al mercado de divisas, sino que, por el contrario, reactivó la demanda, mientras que se contrajo aún más la oferta.

Una explicación a ese fenómeno la brindó el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, a Infobae desde los EEUU donde se encuentra en un viaje de rutina de asesoramiento a clientes: “Las crisis cambiarias no se resuelven con palabras, sino con dólares”.

– Eso es lo que logró el presidente Mauricio Macri, con su estrecha relación con el presidente Donald Trump, para que el FMI anticipara en un año los desembolsos previstos para después de 2019. ¿Cree que no es suficiente?

– No. Hoy la Argentina enfrenta una situación de clara falta oferta de divisas del sector privado, que estimo será transitoria, porque con el nuevo nivel del tipo de cambio y la expectativa de una excepcional cosecha 2018/19, el déficit de la balanza comercial tenderá a reducirse aceleradamente, y es posible que el resultado se torne positivo el año próximo. También, cabe esperar que disminuya fuerte el desbalance negativo de la balanza del turismo internacional.

El Gobierno debiera renegociar la cláusula del acuerdo del 20 de junio que permitía destinar hasta USD 7.500 millones, y habilitar, digamos otros USD 10.000 millones para equilibrar la oferta a la demanda actual

– ¿Y entonces?

– Y entonces creo que el Gobierno debiera renegociar la cláusula del acuerdo del 20 de junio que permitía destinar hasta USD 7.500 millones, y habilitar, digamos otros USD 10.000 millones para equilibrar la oferta a la demanda actual.  Las autoridades buscaron alquilar credibilidad en Washington, pero el acuerdo no dio en el blanco, pues no se generó mayor oferta de divisas. La experiencia internacional muestran con claridad que las crisis cambiarias de este tipo no se resuelven con palabras, sino con plata, es decir con dólares.

Sobre todo, porque a diferencia de lo que ocurre en otros países, en la Argentina cuando sube la cotización del dólar, también se incrementa la demanda de divisas por atesoramiento, con lo que se agrava el desbalance en el mercado cambiario.

Seguí leyendo:

El dólar no tomó nota del anuncio del Gobierno y el viernes se conocerá un dato que podría marcar el rumbo

Los industriales, muy preocupados por la suba del dólar y la falta de un plan económico



Source link