El anticuario Carlos Olivares y sus hermanos viajaban al exterior para obtener piezas arqueológicas y paleontológicas que eran buscadas por Unesco. En la aduana de Ezeiza tenían protección y las valijas nunca fueron revisadas, ni ellos interrogados.


Source by [author_name]