La decisión de la autoridad monetaria de elevar de 26,25 a 27,75 por ciento provocó críticas a derecha e izquierda. Dudan de su capacidad para bajar la inflación. Lo más grave, se subrayó, es que desde las políticas públicas se promueva la especulación financiera.



Source link