Entre amparos y pese a que las prohibió la Comisión Nacional de Monumentos, la Ciudad dividió la tradicional plaza en dos con rejas permanentes. Los horrendos juegos de luces, el ancho de las veredas y las calles cortadas.


Source by [author_name]

Compartir
Artículo anteriorLas luchas y Acevedo
Artículo siguienteContra las rejas