El temor a un “martes negro” en junio llevó al BCRA a buscar estirar los plazos. La decisión de dos meses atrás había sido la contraria: concentrar las operaciones los vencimientos más corto. Para los expertos, el cambio se hace en el peor momento.



Source link