El titular del bloque de miembros del Senado del Frente para la Victoria en la Cámara alta, Miguel Angel Pichetto, cuestionó la manera en que el Gobierno nacional enfrentó la discusión del proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias, argumentando que se “autoinflingió una derrota”. “No es entendible su actitud. No ha funcionado con la precisa profesionalidad que debe tener”, advirtió el legislador rionegrino.

En diálogo con los corresponsales acreditados en el Senado, Pichetto se preguntó por qué razón el Poder Ejecutivo “no decidió aplazar este tema a marzo o bien a abril” para examinarlo con los gobernantes y las centrales obreras. “¿Por qué razón el Gobierno fijó este tema en el llamado a Excepcionales si no tenía una base de pactos en Miembros del Congreso de los Diputados, si no podía favorecer un proyecto más próximo a sus intereses?”, se preguntó.

Pichetto calificó el activar del Gobierno nacional como de “un grado de impericia muy trascendente”. El legislador estimó que el proyecto aprobado en Miembros del Congreso de los Diputados merced a un pacto entre el peronismo disidente, el massismo, el kirchnerismo y la centroizquierda “tiene beneficios esenciales para el trabajador”. De todas maneras, arguyó que tras la asamblea de la Comisión de Presupuesto de mañana, en la que se va a escuchar a funcionarios del Gobierno nacional, gobernantes y también miembros de la Confederación General de Trabajadores, el bloque que encabeza definirá de qué forma votará el proyecto.

“Tendremos una actitud de prudencia y análisis político, y después vamos a tomar una resolución en conjunto”, resaltó, si bien tampoco descartó dejar a la bancada en libertad de acción a fin de que, el día de la sesión, cada miembro vote como le parezca.