Un grupo de obreros rurales traídos desde Santiago del Estero para llevar adelante el desflore del maíz en campos bonaerenses denunciaron estar siendo sometidos a condiciones insalubres de trabajo. Las semilleras Satus Ager y Advanta son las empresas cuestionadas.



Source link

Compartir
Artículo anteriorLa épica legislativa
Artículo siguienteNegocios en familia