El único sobreviviente del incendio provocado por Fructuoso Alvarez en 1994 declaró en la Cámara de Casación, en la primera audiencia realizada para escuchar a un damnificado, tal como prevé la reciente ley de víctimas. Reclamó que no sea expulsado del país y siga preso.


Source by [author_name]