Una ambulancia acudió a una emergencia, por un joven que se descompuso frente a un boliche. Pero en lugar del médico bajaron un camarógrafo y un cronista. Dijeron ser de prensa del SAME y empezaron a filmar al muchacho, pese a las protestas de sus amigos.


Source by [author_name]