María Cristina Portillo, de 27 años, se sometió a una infiltración por una lumbalgia. Luego de cuatro horas, una médica salió del quirófano y dijo que
la joven había sufrido una reacción alérgica y que no pudieron salvarla.


Source by [author_name]