Inspectores del gobierno porteño, con el apoyo de más de 400 agentes de la nueva Policía de la Ciudad, decomisaron mercadería y clausuraron puestos con el argumento de que los puesteros no cumplían con la asistencia exigida.


Source by [author_name]