La pareja alquiló un departamento en San Bernardo para pasar sus vacaciones en 2006. Murieron al inhalar monóxido de carbono. En el juicio civil condenaron al dueño y al consorcio, pero absolvieron a la empresa Gas de la Costa.


Source by [author_name]