Desde 1956, año en que el país se incorporó al organismo, la Argentina firmó 21 acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, que en cada oportunidad condicionaron el desarrollo de la economía y contemplaron el congelamiento de salarios, la liberalización de precios, la apertura de la economía y la desregulación del sistema financiero. Una historia que comprende el nombramiento de Álvaro Alsogaray como ministro de Economía de Arturo Frondizi y el elogio de Carlos Menem como “el mejor presidente de los últimos 50 años”.



Source link