Para Dearden, la actitud del gobierno argentino es un “papelón” sin precedentes, ni siquiera existió en oportunidad de cumbres de la OMC en países con dictadura. “Hay una política del Gobierno cada vez más represiva, en una escalada preocupante.”



Source link

Compartir
Artículo anteriorComisario detenido
Artículo siguientePiratas del asfalto