En un país en el que el 78 por ciento de la población es profundamente católico, el 66,4 por ciento del padrón votó a favor de cambiar la Octava Enmienda, que equipara los derechos del nonato con los de la gestante.


Source by [author_name]