Cansado de reclamar que le paguen sus presentaciones, el músico recurrió a una forma novedosa de quejarse: grabó la canción más coreada de este verano, en versión para piano, violín y bandoneón.


Source by [author_name]