Ni el préstamo del FMI, ni los 100 millones diarios que subasta el BCRA, ni la entrada de otros 100 millones por exportaciones, alcanzan para atenuar las presiones del mercado cambiario. Esta vez “la culpa” fue de la volatilidad en el mundo.



Source link