Oucrrió en Rawson, cerca de la capital de San Juan. Un grupo de vecinos lo sorprendió mientras robaba un celular y lo molieron a golpes. La Policía lo metió en un calabozo, donde se desvaneció. De allí lo llevaron a un hospital, donde murió 24 horas después.


Source by [author_name]