Tras reconocer que los números de septiembre arrojan una inflación del 23,8 por ciento interanual, “la insuficiente velocidad de la desinflación”, y que los combustibles aumentaron la misma noche de las elecciones “más que lo esperado”, lo cual obliga a la autoridad monetaria a inducir al resto de los precios a aumentar a un ritmo menor “para compensar dicho efecto”,  el Banco Central (BCRA) aumentó la tasa de interés al 27,75 por ciento.



Source link