Fueron sacados de las veredas de Once en enero pasado. El gobierno porteño los reubicó en dos galpones. Allí les toman lista y si acumulan cinco faltas les sacan el puesto. Pero la zona es poco transitada y no tienen a quien venderle. Algunos vuelven a la calle, pero terminan detenidos.


Source by [author_name]