El Fondo Monetario Internacional redujo su proyección de crecimiento de la economía argentina de 2,5 a 2 por ciento para 2018 y explicó que se debe a la sequía y el ajuste. A pesar de ello, recomendó recortar más el gasto público y endurecer las condiciones monetarias.



Source link