Los efectivos entraron a las residencias universitarias rompiendo las puertas y sin contar con la orden de un juez. No permitieron el ingreso de abogados y mantuvieron a los estudiantes incomunicados. Repudio y pedido de explicaciones por parte de las autoridades universitarias.


Source by [author_name]