La suba de la tasa de interés de Estados Unidos y la elevada volatilidad de las acciones en Wall Street alteraron el mercado financiero internacional. El viento de cola que ha alimentado de dólares a la economía argentina es más suave.



Source link