Fue un miércoles negro para la autoridad monetaria. Desde temprano se observó una demanda incesante de divisas de fondos extranjeros que salen del país por el alza de la tasa en EE.UU. En tres días se sacrificaron más de 2100 millones.



Source link