Los papeles de empresas argentinas que cotizan en Nueva York se dispararon hasta un 8 por ciento, mientras que la Bolsa porteña avanzó 3 por ciento. La euforia del sector financiero responde a sus ganancias extraordinarias con el modelo económico.



Source link

Compartir
Artículo anteriorUna puerta sin machismo
Artículo siguientePadre  abusador