Las autoridades europeas pusieron quinta velocidad para firmar el acuerdo y en ese tren se subió el macrismo. “Las posibilidades de protección comercial para nosotros dependen de los brasileños y de los granjeros franceses”, dicen los industriales.



Source link