Usuarios que requieren el servicio eléctrico de manera permanente por razones de salud continúan recibiendo facturas de hasta siete mil pesos e intimaciones
de corte por la demora del Ejecutivo en reglamentar la norma que los ampara.



Source link