Un poderoso lote de entidades públicas y privadas, nacionales y extranjeras, maneja el negocio legal del dólar. La total desregulación cambiaria precipitó un frenesí especulativo y un mayor deterioro de las cuentas externas.



Source link